¿Qué hago si tengo discrepancias con la Compañía de Seguros?

Al contratar un seguro nos protegernos de unos riesgos para que, en caso de siniestro, podamos percibir una prestación que nos permita paliar el daño sufrido. Sin embargo, puede suceder que existan discrepancias con la Compañía de Seguros.

¿Qué podemos hacer en este caso?

Lo primero es reclamar. Pero siempre es mejor agotar la vía amistosa; en caso de no obtener una solución satisfactoria, conviene valorar si compensa ir más allá.

Si cuenta con un Corredor de Seguros, acuda a él para que le asesore.

Si no es así, veamos el proceso paso a paso:

El primer paso es reclamar una solución de modo amistoso. Si este primer procedimiento no prospera, deberá realizar una nueva reclamación a la aseguradora, esta vez por escrito.

Si no obtiene respuesta satisfactoria, la Dirección General de Seguros tiene a disposición de los usuarios un Servicio de Reclamaciones que atiende este tipo de discrepancias (excepto las relativas a valoraciones de daños).

Esta vía de reclación es gratuitas, aunque también tiene sus inconvenientes:

– Las resoluciones de la Dirección General de Seguros no son vinculantes, por lo que la compañía puede no acatarlas.

El proceso puede resultar lento, porque primero hay que agotar la vía de reclamación a la aseguradora, que tiene 2 meses para contestar. Una vez presentada la reclamación ante la Dirección General de Seguros hay que esperar unos 8 meses de media para que responda a nuestra petición.

Según un informe de la OCU relativo a las discrepacias con las Aseguradoras, en el año 2010, menos de un tercio de las resoluciones fueron a favor del reclamante.

– Si esta vía tampoco es favorable a sus intereses, intente al arbitraje a través de Consumo. Cada comunidad Autónoma dispone de su departamento de consumo y muchos Ayuntamiento cuentan con su Oficina Municipal de Información al Consumidor. También puede acudir a una Asociación de Consumidores.

En este caso, tendrá que acatar el laudo arbitral, tanto si es favorable como si no, y esta vía excluye la vía judicial.

En caso de no obtener una solución satisfactoria, conviene valorar si compensa ir más allá.

La OCU ofrece una serie de consejos para este tipo de casos:

Utilizar la cobertura de defensa jurídica que proporcionan casi todos los seguros de hogar y automóvil; facilitan la reclamación de daños.

Guardar siempre las pruebas de los daños: fotos de los objetos afectados e informes del perito.

– Si pasan más de 2 años desde que la aseguradora desestimó su reclamación podría perder el derecho a acudir a los tribunales.

El siguiente gráfico explica pefectamente el proceso y los pasos que se pueden seguir.

Cómo actuar en caso de discrepancia con las aseguradoras

Fuente: www.ocu.org

cheap omega replica omega replica watches