Revisa tu coche antes de viajar

La DGT prevé que se van a realizar 13 millones de desplazamientos en coche durante la Semana Santa. ¿Tienes el coche a punto? Revisa tu coche antes de viajar para evitar imprevistos derivados de un deficiente mantenimiento.

La Asociación Española de Empresarios Profesionales de Automoción (conepa), quiere que los conductores estén atentos a la salud integral del coche, de la misma manera que cada vez nos preocupamos más por la correcta alimentación o vigilamos nuestra salud: un 40% de los vehículos, presentan fallos importantes.

Aunque vuestro vehículo haya pasado la ITV, a continuación os indicamos algunos aspectos que debéis tener en cuenta, teniendo en cuenta no solo el aspecto externo del vehículo sino también el cuidado del motor.

Amortiguadores: conviene revisarlos cada 20.000 km. Su deterioro pasa desapercibido y en su correcto funcionamiento influyen factores como el estado de la carretera, la carga del coche, el kilometraje o la temperatura exterior.

Escobillas limpiaparabrisas: Lo ideal es cambiarlas al final del verano porque el calor y la falta de uso las deteriora. Pero debes revisarlas antes de salir de viaje en cualquier caso. Si están en mal estado no funcionarán adecuadamente cuando sea necesario usarlas.

Filtros: el filtro del aceite se suele revisar con cada cambio de lubricante; los propios fabricantes y los talleres suelen recomenzar su cambio a la vez que el aceite; respecto al filtro del aire, conviene tener en cuenta los lugares por los que circula para revisarlo más o menos a menudo: recorridos urbanos, rurales, caminos, humedad ambiental…

Neumáticos: hay que vigilar la presión de los neumáticos antes de iniciar cualquier desplazamiento. Y hacerlo en frío, antes que el aumento de su temperatura pueda alterar la medición. A partir del cuarto año hay que revisarlos anualmente para comprobar su grado de desgaste, aunque éste dependerá del número de kilómetros recorridos, del estado de las carreteras y la climatología. Los propios fabricantes establecen pautas claras que indican cuándo ha llegado el momento de cambiarlos.

Frenos: Su deterioro es difícil de detectar. Hay que estar atentos a posibles ruidos o al retraso en el tiempo de reacción.

Lubricantes: revisa el nivel de los líquidos cada 1.500 kilómetros y antes de comenzar el viaje.

Iluminación: verifica el funcionamiento de todas las luces (posición, cruce, largas, intermitentes, antiniebla, marcha atrás, seguridad) y asegúrate de que los faros están limpios.

Escape y catalizador: es fundamental revisarlos a partir de los 60.000 km.

Correas de distribución: un conductor no podrá detectar su correcto estado de mantenimiento. Los fabricantes suelen dar consejos sobre su mantenimiento y recomendaciones de sustitución.

El mejor consejo es prever con antelación la posible revisión de vehículo en un taller, para asegurarnos de que todo está en condiciones para afrontar un viaje. No permitas que un mal mantenimiento arruine tus vacaciones.

Por último: ten localizada y a punto toda la documentación del coche:

– permiso de circulación.

– ficha técnica con la ITV actualizada.

– El teléfono de asistencia en viaje de tu seguro.

– Los papeles del seguro de coche.

La DGT ha publicado un mapa de puntos conflictivos para este Semana Santa, por obras o circulación. Consúltalo antes de salir de viaje.

cheap omega replica omega replica watches